@

¿Qué efecto tendría la independencia de Escocia en los negocios mundiales?

Se cree que Escocia, que se encuentra en la región norte de Gran Bretaña, estuvo habitada durante al menos 12.000 años, pero se registró por primera vez en la historia con la llegada de los romanos a su territorio alrededor del año 100 d.C. Conocían la región como "Caledonia", que originalmente estaba habitada por personas celtas conocidas como los pictos. Más tarde también fue poblado por marinos vikingos migrantes. [1]

La población se unió por primera vez como nación en el siglo X, cuando se le llamó Reino de Alba. En 1320, los nobles escoceses se unieron para enviar un comunicado al Papa Juan XXII declarando a Escocia como un estado independiente y soberano. Después de resistir varios intentos de anexión de Inglaterra al sur, Escocia finalmente llegó a un acuerdo con Inglaterra a principios del siglo XVIII y llegó a ser considerada una nación miembro del Reino Unido. [1]

Antecedentes de la votación por la independencia de Escocia

A lo largo de los años, ha habido varios llamamientos para el retorno de la independencia de Escocia, y el país celebró un referéndum sobre la independencia en septiembre de 2014. La propuesta fue rechazada, y la población eligió seguir formando parte del Reino Unido por un margen de 55 % al 45%.

Sin embargo, en un referéndum de junio de 2016, el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea (EU), que incluye una gran cantidad de países del continente. Más del 60% de los votantes escoceses votaron a favor de permanecer en la UE y, desde la votación del Reino Unido, se han renovado los llamamientos para que Escocia celebre otro referéndum sobre si seguirá siendo parte del Reino Unido.

Poco después de la votación del Brexit, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo que un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia estaba "sobre la mesa" y era "muy probable". [2] No especificó un cronograma de cuándo se realizaría una nueva votación en Escocia. retenida. Mientras tanto, encuestas recientes han insinuado que la mayoría de los votantes escoceses han cambiado de opinión después de la votación del Brexit y considerarían votar a favor de un movimiento hacia la independencia. [2]

Tras el referéndum del Brexit, muchos analistas predijeron un efecto gravemente negativo en las exportaciones, los negocios y los mercados financieros del Reino Unido. Los lazos de la UE aportan alrededor de 20.000 millones de dólares al año solo a la economía escocesa. No está claro si el gobierno del Reino Unido realmente cumplirá con el mandato de los votantes de salir de la UE además de cuándo y cómo podria suceder.[3].

Aunque el país celebró un referéndum, no se requiere formalmente que el gobierno lleve a cabo la medida. Esto dependerá de las negociaciones dentro del gobierno y de la voluntad política de los partidarios del Brexit para forzar la transición. Las autoridades escocesas han insinuado que podrían convocar un nuevo referéndum sobre la asociación de su país con el Reino Unido, después de que Gran Bretaña invoca el artículo 50 de su acuerdo con la UE y cancela su membresía. Esto posiblemente podría suceder ya en 2017 o 2018. [3]

Impacto en Gran Bretaña

La perspectiva de un Reino Unido sin Escocia plantea interrogantes sobre el futuro bienestar económico de ambos países. Escocia representa aproximadamente un tercio del territorio del Reino Unido y aproximadamente el 8% de su población. También aporta 220.000 millones de dólares EE.UU. a la economía del Reino Unido de 2,8 billones de dólares EE.UU., o alrededor del 8% del PIB total.

El Reino Unido perdería el control sobre los suministros clave de petróleo y gas natural proporcionados por Escocia, además de otras exportaciones importantes. En el lado positivo, el Reino Unido se vería libre de respaldar la deuda escocesa y financiar los déficits presupuestarios escoceses. La deuda del Reino Unido, que ronda los 1,8 billones de dólares, o el 90% del PIB, podría reducirse en unos 240.000 millones de dólares tras la independencia de Escocia.

Impacto en Escocia

Si bien la independencia de Escocia puede representar una pérdida para el Reino Unido, la propia Escocia también tiene mucho que considerar económicamente. Escocia es una economía comparativamente más pequeña que el Reino Unido, pero también es comparativamente más rica considerando sus recursos per cápita. Entonces, como la suma de la riqueza de Escocia se distribuye actualmente al resto del Reino Unido, tras la independencia beneficiaría a la población escocesa más pequeña.

Aunque Escocia es la 57a economía más grande del mundo, las autoridades de la OCDE han calculado que podría ubicarse entre los 15 países más ricos en términos de PIB per cápita si lograra la independencia, colocándola por delante de países como Francia, China y el propio Reino Unido. Sin embargo, esto puede tener un costo.

Cualquier déficit presupuestario del gobierno escocés es absorbido actualmente por el Reino Unido y, en una situación posterior a la independencia, el país tendría que financiar su propio gasto en servicios públicos. El gasto público per cápita en Escocia ha sido recientemente más de US $ 1.500 más alto que en el Reino Unido.

Escocia también podría verse fuertemente afectada en su comercio exterior. Actualmente, el país vende alrededor del 64% de sus exportaciones totales dentro del Reino Unido, alrededor del 16% a la UE y el 20% al resto del mundo. Si abandona el Reino Unido, es probable que tenga que trasladar una gran parte de sus ventas de exportación a la UE y otras regiones del mundo, posiblemente mediante la adopción de sus propios acuerdos comerciales internacionales con socios fuera del Reino Unido.

Escocia podría beneficiarse aún más de inversiones externas adicionales. El país ha disfrutado recientemente de un renacimiento de la inversión extranjera y ha suscitado un interés particular por parte de los socios de la UE. Aproximadamente el 40% de las empresas extranjeras que operan en Escocia tienen su sede en la UE, y más del 25% de la inversión extranjera directa en Escocia proviene de empresas con sede en la UE. [8]

En particular, un paso hacia la independencia podría impulsar el estatus de Escocia como un lugar alternativo para los servicios financieros y las inversiones en el sector energético. [9]

El petróleo y la economía escocesa

En la década de 1970, el desarrollo de importantes depósitos de petróleo en el Mar del Norte frente a la costa noreste del Reino Unido transformó significativamente las perspectivas económicas del Reino Unido y Escocia. Según estudios, alrededor del 95% del petróleo del Reino Unido y el 58% del gas natural se producen en territorios escoceses. En total, alrededor del 80% de la producción e ingresos de hidrocarburos del Mar del Norte se produce en Escocia. La producción escocesa representó alrededor del 90 por ciento de los ingresos fiscales totales del Reino Unido relacionados con los hidrocarburos. [10]

Sin embargo, el petróleo puede ser un arma de doble filo. Cuando los precios mundiales del petróleo cayeron en 2014, Escocia experimentó una fuerte pérdida de ingresos que se habían utilizado para cubrir sus gastos a nivel local. [11]

Endeudamiento

Un problema económico especial para Escocia después de la independencia sería la gestión de una pesada carga de deuda nacional. Algunos estudios han sugerido que la deuda escocesa podría aumentar desde un nivel actual de alrededor del 90% del PIB a más del 140% del PIB después de la independencia. Gran parte de esto podría estar respaldado por futuros ingresos petroleros. Sin embargo, con la caída de los precios del petróleo en los últimos años y las incertidumbres en el mercado del petróleo, es posible que no haya garantía de que Escocia pueda cumplir fácilmente con sus obligaciones de deuda. [12]

Impacto en Europa

En un momento en que la Unión Europea ha buscado expandir su tamaño y membresía, el renovado llamamiento a la independencia de Escocia del Reino Unido puede ser útil para su causa. La decisión del Reino Unido de abandonar su membresía en la UE se ha citado como un factor motivador para que muchos votantes se inclinen hacia la independencia del Reino Unido.

Las encuestas indican que un gran porcentaje de los votantes escoceses ven favorablemente la permanencia en la UE. Aproximadamente el 36% de las importaciones de Escocia provienen actualmente de la UE, y esa cifra podría aumentar si el país ingresa a la UE como miembro de pleno derecho. La admisión de Escocia añadiría un miembro número 29 y nuevos ingresos fiscales a la UE, además de cinco millones de nuevos consumidores al mercado de 500 millones de la UE.

Moneda escocesa

Escocia participa en un acuerdo con el Reino Unido en el que utiliza la libra esterlina como moneda propia. A lo largo de su historia temprana como país independiente, Escocia utilizó varias de sus propias monedas y monedas, incluyendo el groat, el bodle, el bawbee, el plack y el merk. Antes de la unificación formal de los reinos de Escocia e Inglaterra en 1707, la unidad monetaria utilizada en Escocia era la libra escocesa.

No está claro qué moneda usaría Escocia si votara por la independencia, pero los analistas han sugerido algunas posibilidades. Entre ellos estaría mantener un acuerdo formal con el Reino Unido para el uso de la libra, o adoptar la libra de manera informal sin el acuerdo expreso del Reino Unido. Otras opciones muy discutidas son adoptar la moneda de la UE, el euro, o comenzar a emitir su propia moneda nacional. Esto último podría significar un retorno a divisas como la libra escocesa y el establecimiento de un banco central escocés.

Cada una de estas opciones presenta diferentes ventajas y desventajas. La principal desventaja de utilizar otras monedas es que Escocia, aunque sea independiente, perdería el control de su propia política monetaria. Además, si adoptara el euro, el país tendría que cumplir con los criterios de desempeño económico en relación con indicadores como la deuda y la inflación. Sin embargo, si adopta su propia moneda, el país puede incurrir en costos adicionales relacionados con la emisión de moneda. Las autoridades británicas han insinuado que no verían con buenos ojos un acuerdo continuo para que Escocia use la libra esterlina, pero hasta que Escocia vote formalmente por la independencia, esa discusión permanece en el ámbito de la especulación.

Resumen

Si bien mantuvo una retórica feroz a favor de la independencia a lo largo de los años, la población de Escocia rechazó la idea en un referéndum de 2014. Pero ahora, después de la votación del Reino Unido en 2016 para abandonar los lazos con la UE, Escocia ha estado dando una nueva motivación para reconsiderar la posibilidad. Como tal, el país se enfrenta ahora a una elección real y difícil de permanecer con el Reino Unido y cualquier ventaja económica que pueda ofrecer, mientras está excluido de un pacto más amplio con la UE.

El giro de los acontecimientos ha empujado a la mayoría de los votantes escoceses a favorecer una ruptura de la asociación de larga data de su país con sus vecinos del sur inmediato. En última instancia, la decisión probablemente se reducirá a los beneficios económicos de que Escocia permanezca en el pacto del Reino Unido y a los de su aventura por su cuenta como nación independiente.

Como nación pequeña con una historia industrial y acceso a amplios recursos naturales, las perspectivas ahora pueden favorecer la implementación del sueño y la ambición centenaria de Escocia de dar un paso adelante por sí misma como un estado independiente.

Divulgación

Cualquier opinión, noticia, estudio, análisis, precio, otra información o enlaces hacia páginas web de terceros en la presente página web se proveen "Tal Como Están" en su función de comentario general de mercado y no constituyen una asesoría de inversiones. El comentario de mercado no está preparado conforme a requisitos legales designados a promover la independencia de los estudios de inversiones y por lo tanto, no está sujeto a ningún tipo de prohibición de las operaciones antes de la difusión. Aunque este comentario no fue elaborado por una fuente independiente, FXCM sigue todos los pasos necesarios para eliminar o prevenir cualquier conflicto de intereses generado por la elaboración y la difusión de esta comunicación. Los empleados de FXCM se comprometen a actuar en el mejor interés de los clientes y a representar sus puntos de vista sin confundir, engañar o impactar de cualquier otro modo la capacidad de los clientes a tomar unas decisiones de inversión informadas. Para más información sobre los compromisos internos organizacionales y administrativos de FXCM para la prevención de conflictos, por favor refiérase a la Política de Gestión de Conflictos de la Compañía. Por favor asegúrese de leer y entender nuestro Aviso Legal completo y provisión de responsabilidad referentes a la información precedente que se pueden encontrar aquí.

Aviso de Riesgo: Nuestros servicios incluyen productos que se operan al margen y con riesgos de pérdidas por encima de los fondos depositados. Los productos pueden no ser aptos para todos los inversionistas. Por favor asegúrese de entender los riesgos involucrados.