@

¿Cuál es el impacto económico delHard Brexit vs. Soft Brexit?

Cuando los votantes británicos votaron por la opcion "Brexit en un referéndum de junio de 2016, se entendió que significaba que la nación abandonaba su membresía en la Unión Europea. Pero desde que la medida fue aprobada por un margen de 53% a 47% durante esa votación, ha surgido un debate sobre qué implicará exactamente la idea de "salir" de la Unión Europea.

Voces de todas partes están comprometidas en negociar los términos de una eventual salida. ¿Será un "Brexit suave", que implicaría la continuación de cierto comercio, inmigración y estrechos vínculos culturales con Europa continental? ¿O será un "Brexit duro", lo que significaría una separación completa de la UE y un regreso a un acuerdo que existía antes de la entrada de Gran Bretaña en la organización?

El Brexit puede representar la voluntad de la mayoría de los votantes británicos, pero el camino para lograrlo desde la UE está plagado de complicaciones.

Antecedentes

Gran Bretaña se unió a la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1975 después de decisiones anteriores de permanecer fuera de la organización, que se había formado en la década de 1950 durante la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. [1]

En 1993, con el Tratado de Maastricht, la CEE pasó a llamarse UE. A pesar de los llamamientos para excluirse de la organización, el Reino Unido inicialmente decidió no hacerlo. Sin embargo, el país se resistió a algunas características de la membresía, incluida la adopción de la moneda euro y la participación en el espacio Schengen, que permite el libre flujo de personas sin controles estrictos de pasaportes. [1]

En 2009, la UE formalizó el artículo 50 que permitiría a los miembros optar por no ser miembro de la UE si así lo decidieran. Aunque el gobierno británico no hizo uso inicialmente de la regla, el ex primer ministro David Cameron después de su reelección en 2012 cumplió una promesa de campaña diciendo que sometería el asunto a votación en un referéndum. Eso preparó el escenario para la votación del referéndum de junio de 2016. [1]

Activación del artículo 50

Un factor que complica tanto a Gran Bretaña como a la UE es que nunca antes se había utilizado la disposición que permitiría al país salir de la unión. Además, el lenguaje de la disposición no es del todo específico sobre cómo debe llevarse a cabo dicha ruptura. Eso significa que ambas partes determinarán en gran medida qué se puede permitir y qué no en el Brexit mientras llevan a cabo el proceso.

El procedimiento es que el gobierno británico invocaría el artículo 50 del tratado de la UE. Tras esta acción, los 27 países miembros se reunirían para discutir los términos de la retirada de Gran Bretaña. Los países miembros de la UE tendrían que aprobar los términos con una mayoría de votos durante un período de dos años. La primera ministra británica, Theresa May, ha dicho que planea invocar el artículo 50 para marzo de 2017, lo que significa que la negociación del Brexit se completará en 2019 [2].

Según el artículo 50, la UE debe "negociar y concluir un acuerdo con ese Estado, estableciendo los arreglos para su retiro". Los términos de la retirada deben ser aprobados por 20 de los 27 países restantes de la UE, siempre que también representen el 65% de la población de la UE. Actualmente, las leyes y regulaciones de la UE se internalizan automáticamente en Gran Bretaña. Tras la retirada oficial de Gran Bretaña, las instituciones británicas reasumirían la autoridad total sobre las regulaciones que anteriormente fueron delegadas a la autoridad de la UE. [3]

Decisión de la Corte

Después de un desafío a la capacidad del gobierno para activar el Artículo 50, un Tribunal Superior británico dictaminó que el gobierno debe presentar la decisión al Parlamento británico. La decisión judicial aún debe ser revisada por la Corte Suprema del Reino Unido y se espera una decisión al respecto para enero de 2017.

Aunque se considera poco probable, el parlamento británico podría ignorar el resultado de la votación del Brexit y bloquear el Brexit. Eso es porque técnicamente la votación del Brexit se consideró un referéndum "consultivo" en lugar de un referéndum "binario" con un resultado predeterminado. [4]

Lo que pueden cubrir las negociaciones del Brexit

Así como hay una serie de obstáculos de procedimiento para negociar los términos del Brexit, también hay una serie de implicaciones prácticas. Incluyen:

El procedimiento es que el gobierno británico invocaría el artículo 50 del tratado de la UE. Tras esta acción, los 27 países miembros se reunirían para discutir los términos de la retirada de Gran Bretaña. Los países miembros de la UE tendrían que aprobar los términos con una mayoría de votos durante un período de dos años. La primera ministra británica, Theresa May, ha dicho que planea invocar el artículo 50 para marzo de 2017, lo que significa que la negociación del Brexit se completará en 2019 [2].

Según el artículo 50, la UE debe "negociar y concluir un acuerdo con ese Estado, estableciendo los arreglos para su retiro". Los términos de la retirada deben ser aprobados por 20 de los 27 países restantes de la UE, siempre que también representen el 65% de la población de la UE. Actualmente, las leyes y regulaciones de la UE se internalizan automáticamente en Gran Bretaña. Tras la retirada oficial de Gran Bretaña, las instituciones británicas reasumirían la autoridad total sobre las regulaciones que anteriormente fueron delegadas a la autoridad de la UE. [3]

  • El Reino Unido ya no participará en las decisiones políticas en la UE y solo la Cámara de los Comunes del Reino Unido decidirá cómo se gobernará Gran Bretaña.

  • El Reino Unido perderá el acceso directo al mercado de consumo de la UE.

  • Todas las mercancías británicas tendrían que someterse a procedimientos aduaneros para entrar en la UE.

  • El Reino Unido reanudará la gestión total de la inmigración y los viajes de no ciudadanos dentro de sus fronteras.

  • Diplomáticamente, el Reino Unido ya no negociará de manera unificada con la UE sobre temas de importancia mundial. Además, tendrá que hacer sus propios arreglos de seguridad.

  • Los ciudadanos del Reino Unido que vivan y trabajen en la UE también perderán su derecho a residir allí. [5]

En teoría, las negociaciones con la UE cubrirán una transición en todos estos temas, ya sea que se elija una solución inmediata de "Brexit duro" o una solución de "Brexit suave". [5]

Brexit duro

Cuando se le preguntó sobre el Brexit después del referéndum, la primera ministra británica Theresa May dijo que "Brexit significa Brexit". Pero dada cierta confusión sobre los detalles, May aclaró más tarde su posición en una charla con un grupo de miembros del Partido Conservador, definiendo lo que se ha llegado a interpretar como el "Brexit duro".

"Déjame ser claro", dijo. "No nos vamos de la Unión Europea sólo para volver a ceder el control de la inmigración. Y no nos vamos sólo para volver a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas" [6].

En vista de esa posición, se entiende que la opción del Brexit más difícil es una retirada en la que Gran Bretaña renunciaría a participar en el mercado único de la UE y sus normas legales. También reanudaría el control total sobre su propio sistema de inmigración, introduciendo controles más estrictos sobre la inmigración desde la UE y otros lugares. La opción más difícil requeriría que Gran Bretaña realice comercio con Europa y otras naciones bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). [6]

Brexit suave

Por el contrario, el "Brexit suave" se interpreta como una serie de posibles acuerdos que podrían negociarse con la UE que representen algo menos que una retirada total. Se considera que las opciones del Brexit suave son promovidas principalmente por funcionarios británicos que estaban en contra del Brexit y quisieran tratar de honrar parcialmente el resultado del referéndum sin romper por completo los lazos con Europa.

Existen diversos escenarios posibles para un Brexit suave. Sin embargo, muchos proponentes de una solución más suave imaginan un "acuerdo de asociación estratégica". En este caso, el Reino Unido reanudaría el control de sus normas nacionales de inmigración, y tanto la UE como el Reino Unido mantendrían el acceso mutuo al mercado y evitarían la aplicación de barreras no arancelarias al comercio de bienes y servicios. Esto implicaría que el Reino Unido tendría que mantener el pleno cumplimiento de la legislación de la UE para todos los bienes y servicios importados y exportados al mercado único de la UE.

La opción más suave requeriría la autorización de los 27 gobiernos de la UE para permitir que el Reino Unido permanezca dentro de la UE por un período mientras la nación pasa a una especie de estado de observador en la organización. Una parte de la negociación también podría permitir acuerdos sobre derechos recíprocos que cubran la inmigración con fines de turismo, empleo, educación y jubilación.

Durante este tiempo, es probable que se requiera que el Reino Unido continúe con sus contribuciones financieras a la UE. Dependiendo de cómo se negociará el acuerdo, el país permanecería bajo su privilegiada situación comercial actual con la UE o restablecería una relación comercial con el mercado único de la UE en el marco de la OMC. La ventaja de esta opción, según sus partidarios, es que permitiría una mayor certeza y una transición fluida de las reglas de comercio e inversión.

La posición del gobierno británico

A pesar de lo que inicialmente sonó como una dura retórica de la primera ministra Theresa May sobre un plan Brexit, el gobierno británico se ha mostrado cauteloso acerca de cómo realmente pretende abordar las negociaciones con la UE. Sin embargo, ha habido indicios de que espera preservar algunos de sus vínculos económicos clave con el continente.

Esto podría incluir, por ejemplo, mantener a Gran Bretaña dentro del sistema de patentes europeo, que está bajo la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia en Luxemburgo. Como parte de un esfuerzo por proteger la propiedad intelectual, Gran Bretaña fue uno de los primeros defensores del sistema de patentes desde la década de 1970. [8]

El gobierno de May también ha mostrado simpatía hacia la integración selectiva de la UE para ciertas industrias del Reino Unido, así como la participación en acuerdos de seguridad en toda la UE, como compartir bases de datos sobre delitos. Este tipo de cooperación selectiva con la UE sugeriría que, cuando sea posible, Gran Bretaña espera optar por ciertos mecanismos cuando resulten económicamente beneficiosos, de una manera utilizada por países como Noruega y Suiza. [8]

May también ha dicho que no quiere que el Reino Unido se enfrente al "borde del acantilado". Con eso quiere decir que debería existir algún tipo de arreglo sustituto antes de que finalice el proceso de negociación de dos años. Para obtener cualquier tipo de trato más suave de la UE, se considera que el gobierno británico tiene que ofrecer algunas concesiones especiales y favorables para sus socios comerciales de la UE en las negociaciones. [8]

Posición de la UE: No "recolección de cerezas"

La decisión sobre si Reino Unido podrá adoptar un Brexit suave o se verá obligado a someterse a un Brexit duro, dependerá en última instancia de la UE y su evaluación de permitir que el país se mantenga seguro. Hasta ahora, el posicionamiento del liderazgo de la UE no ha sido receptivo a las sugerencias de que Gran Bretaña debería poder cerrar sus puertas a Europa mientras "selecciona" qué ventajas puede obtener. [9]

Los líderes de la UE, como personalidades de alto perfil, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande, han insistido en que el mantenimiento de las llamadas "cuatro libertades" es un requisito previo para obtener las ventajas de pleno acceso al mercado único. Las cuatro libertades, que sirven como principios fundamentales del sindicato, incluyen la libre circulación de bienes, servicios, capital y trabajo. [9]

Los funcionarios europeos han expresado su preocupación de que si a una nación se le permite elegir qué reglas quiere seguir "a la carta", entonces todos los demás miembros de la UE harán una demanda similar y harán que la organización sea inviable. [9]

Posibles impactos económicos de un Brexit duro

Según las estimaciones iniciales del gobierno británico, dejar atrás las ventajas de ser miembro de la UE y cambiar al uso de las reglas comerciales de la OMC costaría a las empresas del Reino Unido alrededor de 65.500 millones de libras esterlinas al año (o alrededor de 82.000 millones de dólares estadounidenses). En un período de 15 años, esto reduciría el PIB del país entre un 5,4% y un 9,5%. Además de la pérdida de comercio, el Reino Unido también puede verse comprometido por pagar alrededor de £ 20 mil millones en facturas impagas a la UE.

Los analistas creen que al Reino Unido le resultaría difícil reemplazar los ingresos comerciales perdidos de la UE, que tiene un mercado de consumo de alrededor de 500 millones de personas y un PIB de alrededor de 12 billones de euros (13 billones de dólares o 10 billones de libras esterlinas). Aproximadamente el 44% (o £ 220 mil millones de £ 510 mil millones) de las exportaciones del Reino Unido van actualmente a países de la UE. El comercio de exportación con la UE está vinculado a aproximadamente el 12,5% del PIB del Reino Unido, mientras que el comercio de la UE con la nación está vinculado a solo alrededor del 3% de su PIB.

Si bien el país podría expandir el comercio sin restricciones en todo el mundo una vez fuera de la UE, también podría tener dificultades para igualar el poder de negociación de la UE. Con más de 50 socios en todo el mundo, la unión tiene más acuerdos de libre comercio que cualquier otra nación o bloque comercial. Y además de sus acuerdos comerciales existentes, la UE está negociando acuerdos con Estados Unidos, Canadá, Japón, India, Australia, Nueva Zelanda y otros.

¿Debilitamiento del poder financiero británico?

Además de perjudicar las perspectivas comerciales, la opción más difícil se considera una posible amenaza para la industria de servicios financieros del Reino Unido. Según algunas estimaciones, la limitación del acceso a los mercados financieros de Europa podría costarle a Gran Bretaña tanto como lo siguiente:

  • £ 38 mil millones en negocios,

  • £ 10 mil millones en ingresos fiscales,

  • y más de 70.000 puestos de trabajo.

Además, las empresas internacionales pueden dudar en invertir y ubicarse en la nación en el futuro, buscando en su lugar países que tengan acceso al mercado único de la UE.

Posibles impactos económicos de un Brexit suave

Si bien se ha calculado el impacto potencial de un Brexit duro, los impactos de un Brexit suave parecen menos claros. Ya se ha sentido gran parte del impacto potencial de la opción más suave. A raíz de la votación del Brexit, la libra esterlina cayó a un mínimo de seis años frente al euro y un mínimo de 31 años frente al dólar.

El Reino Unido también sufrió revisiones a la baja de las calificaciones crediticias de las agencias de calificación Standard & Poor's, Moody's y Fitch, perdiendo su estatus crediticio de máxima calificación.

Los activistas a favor de la salida han argumentado que la participación del país en la UE no es tan ventajosa como parece, por lo que el costo de la participación continua a través de un Brexit suave debería medirse en términos de una pérdida de competitividad en el resto del mundo. . Argumentan que el Reino Unido es la segunda economía más grande de la UE, contribuyendo con 14 100 millones de euros al PIB de la región, mientras que solo recibe 7 100 millones de euros en subvenciones de la UE. Al mismo tiempo, el Reino Unido envía una mayor parte de sus exportaciones (56%) a regiones fuera de la UE y podría ganar más si no estuviera obstaculizado por las barreras arancelarias y no arancelarias impuestas por la pertenencia a la UE.

Los activistas a favor de la salida han estimado que con una ruptura clara de la UE, el Reino Unido podría negociar acuerdos de libre comercio con otros países en un número suficiente para compensar el comercio perdido de la UE en un plazo de 12 a 24 meses. También es posible que con una moneda debilitada, las empresas del Reino Unido puedan comenzar a ver un repunte en las ventas de exportación y los negocios en el extranjero, reforzando el saldo por cuenta corriente del país y el crecimiento económico.

Resumen

Hasta ahora, la aprobación del Brexit ha llevado a un debilitamiento de la libra esterlina frente a otras monedas importantes junto con la introducción de incertidumbres sobre la potencial fortaleza futura de la economía del Reino Unido. Esas tendencias pueden continuar, pero la moneda más débil también puede traer algunas ventajas en forma de una mayor competitividad global para la economía del país.

Económicamente, Gran Bretaña puede perder más en el corto plazo presionando por un Brexit duro. Sin embargo, a largo plazo, sus ciudadanos pueden encontrar que la autonomía y el derecho a la autodeterminación que brinda esa decisión valen la pena. En última instancia, la decisión sobre si Gran Bretaña se enfrentará a una opción blanda o dura dependerá de los estados miembros de la UE y de la ventaja que vean en permitir que Gran Bretaña mantenga vínculos directos con el mercado único.

En cualquier caso, las perspectivas a largo plazo para Gran Bretaña ahora dependerán de la habilidad de sus negociadores y de la voluntad de su gobierno y empresas para forjar nuevos acuerdos que puedan sustituir sus acuerdos comerciales existentes con la UE.

Lectura adicional

Las opiniones, noticias, investigaciones, análisis, precios, otra información o enlaces a sitios de terceros se proporcionan como comentarios generales del mercado y no constituyen un consejo de inversión. FXCM no aceptará responsabilidad por ninguna pérdida o daño, incluidos, entre otros, cualquier pérdida de ganancias que pueda surgir directa o indirectamente del uso o la confianza en dicha información.

Divulgación

Cualquier opinión, noticia, estudio, análisis, precio, otra información o enlaces hacia páginas web de terceros en la presente página web se proveen "Tal Como Están" en su función de comentario general de mercado y no constituyen una asesoría de inversiones. El comentario de mercado no está preparado conforme a requisitos legales designados a promover la independencia de los estudios de inversiones y por lo tanto, no está sujeto a ningún tipo de prohibición de las operaciones antes de la difusión. Aunque este comentario no fue elaborado por una fuente independiente, FXCM sigue todos los pasos necesarios para eliminar o prevenir cualquier conflicto de intereses generado por la elaboración y la difusión de esta comunicación. Los empleados de FXCM se comprometen a actuar en el mejor interés de los clientes y a representar sus puntos de vista sin confundir, engañar o impactar de cualquier otro modo la capacidad de los clientes a tomar unas decisiones de inversión informadas. Para más información sobre los compromisos internos organizacionales y administrativos de FXCM para la prevención de conflictos, por favor refiérase a la Política de Gestión de Conflictos de la Compañía. Por favor asegúrese de leer y entender nuestro Aviso Legal completo y provisión de responsabilidad referentes a la información precedente que se pueden encontrar aquí.

Aviso de Riesgo: Nuestros servicios incluyen productos que se operan al margen y con riesgos de pérdidas por encima de los fondos depositados. Los productos pueden no ser aptos para todos los inversionistas. Por favor asegúrese de entender los riesgos involucrados.